Creo, (sólo creo), que nunca repetiré este tema lo suficiente. En toda mi trayectoria como médico cirujano plástico, veo que esta práctica se ahonda más y más. ¿A qué me refiero?, a la que se describe en esta frase, que es real dicho sea de paso: “No pues, no voy a ir a la consulta por las puras”. Resalto “por las puras”.

Cada vez más, las personas llaman por teléfono, envían mensajes por whatsapp, por la web, correos electrónicos, etc y exigen un presupuesto de las cirugías. Los argumentos son innumerables: “Sólo quiero saber”, “Para ver si me alcanza lo que junté”; o, la más nefasta en mi concepto: “Estoy averiguando en diferentes sitios”.

Muchos no comprenden que no es posible alcanzarles un presupuesto SIN VERLOS. Luego aparecen las frases “Pero aproximadamente”, “Un rango”, “El mínimo”, etc. Nuevamente se les explica que es necesario evaluarlos para determinar qué es lo que se debe hacer y que deben venir a la consulta. Muchos, claro, pensarán que los hacemos venir a la consulta sólo para cobrarles la cita. De hecho, he recibido comentarios como “Y además de la consulta, ¿qué más me dan?”. Eso refleja el poco valor que le dan a la evaluación del médico. Lo perciben como algo que no es necesario.

La realidad es que muchas personas piensan que una CIRUGÍA es un bien de consumo, así como comprarse un pantalón o decidir un corte de pelo. No se dan cuenta que si es cierto que el médico debe verlos, que cada caso es único y que, por lo tanto, cada procedimiento es individual. De hecho, algunas veces me piden opinión (vía teléfono) sobre resultados de cirugías a las que ya se sometieron, y no fui yo quién los operó!. Y se molestan si les pido que vengan a la consulta para evaluarlos.

Comprendo que mucho tiene que ver las ofertas “low cost”, tipo cirugías de cupón, ofertas, consultas gratuitas, etc., que han “pintado” un panorama comercial a la industria de la salud, pero entienda que se trata de SU salud y SU vida, y si yo me lo tomo en serio… usted también debería hacerlo!.

Pongamos un ejemplo. Si usted está pensando hacerse un implante de mama y “Está averiguando en diferentes sitios” el más barato, entonces, sabe Dios en las manos de quién irá a parar. ¿Ha considerado que ese menor precio puede ser una señal de menor calidad del profesional, materiales o centro operatorio?. En una consulta, el médico responsable evaluará si usted es candidata para el aumento, qué tipo de prótesis le conviene, si debería ir delante o detrás del músculo, qué forma de abordaje deberá hacer, si es o no necesario complementar con un levantamiento de mama, el tipo de anestesia, tiempo de hospitalización, etc, etc, etc..Todo esto se refleja en diferentes planes operatorios y, claro, diferentes presupuestos.

En una consulta, además de la evaluación, donde el cirujano vierte todo su conocimiento y experiencia en el mejor plan operatorio para usted, también se determina su perfil psicológico y se hace una amplia variedad de preguntas…. Ni se imaginan todo lo que se hace en una evaluación!.

La consulta también es la mejor oportunidad para conocernos y absolver todas sus preguntas y miedos, contarle al médico sus expectativas, etc,; y así usted determinará si soy o no merecedor de su confianza.

Finalmente, en la evaluación, se determina si el procedimiento que estaba usted pensando es o no el correcto o qué otro tipo de intervención sería lo mejor para su caso.

Como ven, no es por “jalarlos” a la consulta, no es “por las puras”. Recuerde que una cirugía no es algo “así nomás”, sin importancia. Es su salud y su vida. No me cansaré de repetirlo.

Saludos cordiales,

Dr. Roni Luna

WordPress Themes