Algunas pacientes sienten el temor de que exponerse al sol, luego de haberse sometido a un aumento de mama, puede dañar en algo la prótesis en si misma o los resultados del procedimiento. Pues bien, realmente no hay de qué preocuparse. En el caso de la prótesis, ninguna forma de exposición al sol, ni rayos UV que pueda dañarla, transformarla o degenerarla; puesto que está protegida por el cuerpo de la mujer. Ahí no hay más que decir.

Por otra parte, cabe recordar que ante un aumento de mama suceden 2 cosas: Primero, la piel del pecho, que ahora tiene un volumen interno que no tenía antes, se va a estirar y va a estar un poco más delicada que lo normal. Esto es temporalmente, en lo que el cuerpo se acomoda a las nuevas proporciones. Y segundo, va a haber presencia de cicatrices (por donde se ingresaron las prótesis). Ambas condiciones deben cuidarse si es que usted desea ir a la playa y estrenar esa nueva ropa de baño.

Lo primero, procure no exponerse al sol directamente durante los primeros 15 días (o lo que el médico le indique según su caso), esto con el fin de evitar la inflamación de las heridas fundamentalmente; así como la pigmentación de cicatrices. A esto, incluya el uso PERMANENTE de un buen fotoprotector de no menos de SPF 50+, aún ante la exposición parcial con escotes o ropa que exponga la zona del pecho.

Este verano, cuide su piel y los resultados de su cirugía.

Saludos cordiales,

Dr. Roni Luna

WordPress Themes